Tea time, afternoon tea, hora del té: esa costumbre tan ¿inglesa?

Escrito por Eva en Ciudades el 26/04/2017

La hora del té no es solamente una celebración o una rutina; es un modo de vivir que comparte la población de diversos países quienes han adoptado a las hierbas y sus infusiones como una bebida llena de historia.

Si estáis planeando una escapadita a Londres, ya sea en este puente de Mayo o en cualquier otro momento, en Travelling Assistant queremos ofreceros unas propuestas que irán muy ligadas a disfrutar al máximo de vuestro viaje y para ello, además de las sugerencias que los wallis os puedan ofrecer en sus planes, les ayudaremos con algunas curiosidades y costumbres que identificamos como muy " inglesas". El Te de las 5, afternoon tea, es una de ellas.



Aunque nos parezca mentira hubo un tiempo en que en Gran Bretaña no se tomaba esta infusión tan famosa, ya que el origen de esta bebida lo encontramos en China. Aunque es difícil determinar quien lo inventó, ya que tienen más de 4000 años de antigüedad, la historia más aceptada esta relacionada con el emperador Shen Nung, el cual tenía por costumbre beber agua hervida por motivos de higiene. Se dice que un día el emperador se encontraba recostado bajo un árbol, acompañado de su habitual agua hervida y unas hojas cayeron en su bebida. Sorprendido por el color que tomaba el líquido, la curiosidad pudo con él y lo tomó, naciendo así esta bebida milenaria.



En Gran Bretaña, la primera aparición documentada se encuentra en el Londres de 1658, gracias a un anuncio de un comerciante que ofrecía el producto. No obstante, tomar té en esa época era solo cosa de la alta aristocracia ya que al tratarse de un producto importado era extremadamente caro y solo estos podían permitirse adquirirlo. En la década de los cuarenta del siglo XIX, la duquesa de Bedford, transformó la costumbre de tomar el té que, habitualmente, se servía como simple bebida refrescante o caliente -dependiendo de la estación del año-, convirtiéndolo en el principal ingrediente de una merienda ligera de la tarde, el "Afternoon Tea", que se servía entre las tres y las cinco. La élite británica se ponía a la mesa una media de dos veces al día. El desayuno, tomado poco después del despertar, y la cena servida al principio del anochecer. La hora de esa comida siendo cada vez más tardía, se añadió lo que se conoce como "lunch" (luncheon) o almuerzo ligero para apaciguar la sensación de hambre entre esas dos principales comidas del día.




Con la aprobación de la reina Victoria, el "Afternoon Tea" adquirió rápidamente gran auge en el seno de la alta sociedad británica. Desde los salones de la aristocracia, esa práctica pasó a generalizarse en los de la encopetada burguesía extendiéndose luego hasta la clase obrera, marcando fundamentalmente las costumbres alimentícias de los ingleses.Con el paso de los siglos, ese ritual del té de la tarde se ha desarrollado progresivamente como una golosa tradición, implicando algunas convenciones sociales de buenas maneras y de saber estar en las reuniones.Es, en cualquier caso, una tradición británica muy francesa y reinventada por la Duquesa de Bedford; porque la gran dama no hizo otra cosa que "revivir" , una costumbre que imperaba entonces en los aristocráticos salones de Francia en el curso del siglo XVIII: la de ofrecer una merienda a los invitados con té, chocolate o café, amenizada con tertulias político-filosóficas y conciertos de cámara. Esa tradición salonnière francesa (que también se exportó a Rusia) se interrumpió bruscamente en 1789, año del estallido revolucionario, y no se reintroduciría hasta mediados del siglo XIX como imitación de los ingleses.




Actualmente es un momento reservado solo para ciertas ocasiones, aunque por supuesto los británicos siguen tomando té a todas horas, simplemente que el ritual clásico de tomar el té está más en desuso. Por norma general se puede tomar desde las tres de la tarde a las cinco y junto a la popular infusión se nos presentan una rica variedad de bocados, tanto dulces como salados. En materia gastronómica, existen dos corrientes importantes en la creación de la hora del té inglés: Los llamados té alto y té bajo. Estos obedecen al tamaño de las mesas en las que la comida es servida, la hora de disfrutar los platillos y el tipo de alimentos que se consumen. El té bajo esta generalmente constituido de corte dulce, aunque lo salado también está presente en forma de sándwiches informales. Este es el tipo de celebración vinculado a la plática entre amigos y a la típica idea de la hora de tomar té. Los macarrones son una opción refinada y a la vez deliciosa para disfrutar. Los scones, o panecillos escoceses, por otro lado brindan un toque británico tradicional al menú. Otra exquisita creación es el pastel de zanahoria, que sin duda alguna puede ser uno de los invitados estrella a esta celebración. El pound cake, el shortcake y las madalenas son recetas esponjosas las cuales pueden combinar perfectamente bien con el suave sabor del té negro.


El caso del té alto fue creado como parte de la necesidad de las clases obreras medias de satisfacer el hambre después de una larga jornada de trabajo. El té era el hilo conductor del alimento, pues los manjares servidos eran de especial sustancia. Algunos de estos platos eran el pay de riñones, la carne asada y el conocido pastel pastor hecho de cordero y recubierto de puré de patata y queso.Lo más tradicional es servir té negro, y los más habituales son Earl Grey, un Darjeeling o Ceylan o incluso una mezcla de tés negros. Se suele acompañar con un jarra de leche, ya que es habitual que se la añadan, y también con unas rodajas de limón para aromatizar, para los que no lo toman con leche.



A mediados del siglo XIX, en 1865, el escritor Lewis Carroll hizo de Alicia en el País de las Maravillas un verdadero clásico de la cultura popular. No solamente conoceríamos las propiedades de los pasteles y las bebidas para agrandar y empequeñecer a Alicia, sino también la eterna fiesta de té que el Sombrerero Loco y la Libre de Marzo festejan por todos los no cumpleaños celebrados. El mensaje es sencillo: Disfruta el té, sin importar el lugar donde te encuentres porque esa es la característica de la elegante tradición británica.

En la siguiente entrada, os propondremos opciones maravillosas para poder disfrutar al máximo de esta "costumbre inglesa".

Descubre tu próximo destinoDescubre tu próximo destino