Praga, la ciudad que sigue esperando a Lennon

Escrito por Eva en Ciudades y Planes el 05/06/2017

El Muro de Lennon significó la protesta pacífica contra el régimen comunista, en el se escribieron frases que fueron borradas a la misma velocidad que aparecían nuevamente. Actualmente es un muro repleto de grafitis.

Así nació el muro:

Casi desde el día siguiente de la muerte del músico y ex-beatle John Lennon, tiroteado en la entrada de su casa de Nueva York, aparecía en la pared de una calle del barrio de Mala Strana de Praga un mural rodeado de numerosas pintadas e inscripciones de admiradores y fans del genio. Es el muro de John Lennon, un lugar de obligada peregrinación para todos los que viajan a la capital checa y que ha tenido una historia tan curiosa como convulsa.



Después de haber vivido una larga vida como un muro "normal", en los años 80 del siglo pasado comenzó a llenarse de graffitis inspirados en la figura de uno de los 4 de Liverpool: John Lennon. Ideas, recuerdos, trozos de canciones, pinturas, esculturas y todo tipo de obra artística fueron decorando este muro y esta muestra de "arte urbano" sirvió para canalizar también mucho de la irritación que por entonces se vivía por estas tierras frente al régimen comunista de Gustáv Husák. Los jóvenes checos tomaron este muro como pancarta de su rabia contra el estado de las cosas de su país en ese momento. Hubo aquí incluso enfrentamientos entre la policía y grupos de estudiantes que irónicamente se hacían llamar "Lennonistas". La prensa de entonces les llamó locos, sociópatas y agentes del capitalismo.



La mañana del 8 de diciembre de 1980, John Lennon fue asesinado cuando regresaba a su apartamento en Nueva York. Aunque sus cenizas fueron esparcidas en Central Park y a pesar de que el beatle nunca estuvo en Praga la ciudad se sumó a los homenajes que se sucedieron por todo el mundo. Pocas horas después de la muerte de Lennon, este callejón de Praga apareció pintado con su imagen, en lo que parecía una llamada de atención frente al régimen comunista contra el que la juventud checa empezaba a movilizarse.



En torno a la imagen del cantante comenzaron a proliferar, a su vez, textos reivindicativos, las letras de sus canciones y consignas políticas que se valían del papel de Lennon como defensor de los derechos civiles para protestar contra el gobierno. Las autoridades reaccionaron pintando el muro de blanco en varias ocasiones, pero poco después este volvía a cubrirse de estrofas de los Beatles y mensajes pacifistas. Tras borrar los graffitis del muro en varias ocasiones e incluso instalar cámaras de seguridad, las autoridades terminaron rindiéndose ante la insistencia de los jóvenes praguenses por convertir el lugar en un símbolo de la libertad de expresión dentro de un régimen donde la propia música de los Beatles, considerada subversiva, estaba prohibida.



"Wall is over"

Un grupo de artistas que dicen llamarse Prague Service destrozó el turístico Muro de John Lennon en Praga al cubrir por completo sus coloridos graffiti con pintura blanca. En un comunicado, indicaron que lo hicieron para conmemorar el 25 aniversario de la Revolución de Terciopelo que terminó con el comunismo en Checoslovaquia y "proveer espacio a nuevos mensajes de la generación actual". En lugar de los lemas y símbolos de paz que recuerdan al cantante de Los Beatles, sólo se leía, en letras grandes, "Wall is over" ("Se acabó el muro"), parodiando a una famosa frase del artista británico ("War is over"). La explicación no convenció a casi nadie y pronto volvieron las imágenes de John Lennon y las letras de sus canciones al muro, donde hoy aún las podemos ver.



Llegar hasta el muro de John Lennon no tiene pérdida: está justo enfrente del Palacio Buquoy, actual embajada francesa. Puedes encontrarlo bajando por la escalera que conecta el Puente de Carlos con la Isla Kampa, atravesando el llamado Puente del Amor, que reconocerás por la cantidad de candados que las parejas cuelgan en él.El muro realmente pertenece al Palacio Gran Prior, la sede de los Caballeros de la Orden de Malta en cuyo patio está el árbol de Beethoven, el árbol donde Beethoven se sentaba a su sombra durante su estancia en 1796 en Praga, uno de los más antiguos y grandes de la ciudad.La verdad es que John Lennon nunca estuvo en Praga. En cambio los Rolling Stones fueron invitados a dar un concierto tras la Revolución de Terciopelo, y al ver que el castillo por la noche era muy oscuro, donaron una gran cantidad de dinero para colaborar con su iluminación.




Otros artículos de interés sobre la República Checa:

Ruta de Otoño: Karlovy Vary, destino saludable (Rep. Checa)

Recuerda que podemos ayudarte a planificar y disfrutar de tu viaje a Praga o a cualquier otra ciudad del mundo. Consulta nuestros servicios o contacta con nosotros


Descubre tu próximo destinoDescubre tu próximo destino