"Cualquier librería independiente que ha logrado sobrevivir es el mejor lugar para hacer una lectura." Ruth Ozeki

Escrito por Eva en Eventos y agenda local el 20/04/2017

Una librería puede muy bien ser una antigua catedral, un teatro ... o que una góndola veneciana se nos ofrezca de estantería o que podamos degustar un maravilloso café a las orillas del Sena. Regálate un libro y todo lo demás.

Tercera entrega de este monográfico para conmemorar el día del libro del próximo 23 de Abril. En el artículo de hoy, os vamos a enseñar unas librerías tan increíbles como especiales. Si por estas fechas visitáis ciudades como Buenos Aires, Venecia, Maastricht o París, os proponemos una jornada festiva dedicada a las letras, pero con mayúsculas: Paraísos literarios, que son sólo, unas pocas de las muchas que hay en el planeta, pero que hemos seleccionado para que os regaléis un homenaje entre la curiosidad, la lectura y unos entornos tan insólitos como maravillosos. En nuestro blog, os hemos contado en una entrada antigua, la evolución de una histórica y original librería de París: Shakespeare and Company y os invitamos de nuevo a revisarlo pinchando en el enlace. Pero además, os mostraremos otras tres opciones para que podáis conocerlas y, sea ahora o sea en otra ocasión, no dejéis de visitarlos. Merecen una parada y muchas fotos, en cualquier día del año.



Nos vamos en primer lugar a Venecia en dónde se encuentra una librería que ha hecho de un problema importante el mayor de sus atractivos. Se trata de la Librería Acqua Alta, que se inunda cuando sube el nivel del agua y se transforma en una librería flotante. Durante los meses de otoño o invierno, Venecia sufre un fenómeno conocido como "Acqua alta" (agua alta). Los canales de Venecia conectan con una laguna, que a su vez está unida al mar Adriático. A menudo, esta laguna presenta grandes subidas de agua, inundando las calles de la ciudad y con ellas las viviendas y negocios que se encuentran a las cotas más bajas, incluyendo esta insólita librería que ha hecho de la necesidad, virtud y con el objetivo de proteger los libros del agua, Luigi, el propietario de Acqua Alta, hizo acopio de barcas y bañeras para poner a salvo sus más preciados tesoros: los libros.



Cuando el agua decide inundar este pequeño templo de la cultura y amenaza con ahogar los libros, éstos se salvan gracias a estas "estanterías" improvisadas y flotantes, De este modo los libros desafían a su destino fatídico y ganan la batalla a los elementos atmosféricos. La librería Acqua Alta no siempre se encuentra inundada por el agua, pero sí está inundada permanentemente de libros. Su aparente desorden forma parte de su encanto. Libros por todas partes: en góndolas, en cubos, en sillas, poniendo en riesgo la estabilidad de las estanterías y desbordando las mesas. No sólo libros: cuadros, láminas, cuadernos, postales antiguas, curiosidades que harán las delicias de los amantes del arte y la palabra escrita. Y gatos, muchos gatos a los que hay que ir apartando para buscar un libro en concreto.



Para encontrar aquel libro buscado tendremos que valernos de la memoria infalible del dueño, Luigi, , que saldrá al encuentro del libro en el lugar en el que sólo él recuerda haberlo dejado.Entre este caos de más de 100.000 libros que están literalmente por todas partes hay auténticas joyas, pero para encontrarlas tendréis que mirar en barcos, bañeras e incluso en una góndola que tiene dos pasajeros. Horas y horas se pueden invertir en curiosear esa peculiar tienda. El dueño ya es un ser entrañable, afable, que invita a saber y conocer más. Cualquier libro que quieras encontrar, probablemente, lo veas ahí, apilado en montones y montones, dentro de bañeras, de góndolas, o dentro de un barco, incluso, formando ellos mismos una escalera. Los libros que allí puedes encontrar son sobre la ciudad de Venecia y sobre mil temáticas más. Y además, los verás en cualquier idioma.



Para la siguiente propuesta, cambiamos totalmente de registro y también de pais: Una catedral convertida en librería en Maastricht, Holanda. Situada dentro de una iglesia medieval, la librería Polare Maastricht es una de las más bellas del mundo.Se cree que fue en la última década del siglo XVIII, durante la invasión del país por las tropas francesas, cuando el edificio religioso quedó clausurado. Por suerte, y a pesar de quedar abandonada por más de doscientos años, la iglesia no se convirtió en una ruina, aunque no fue hasta el año 2006, después de haber servido para diferentes usos, entre ellos el de almacén de bicicletas, que el edificio fue restaurado y se convirtió finalmente en una original librería.



El edificio, es el de una iglesia gótica consagrada en el año 1294 a una orden dominicana, aunque sin usos religiosos desde el año 1794. Entonces, la iglesia fue confiscada por le ejército de Napoleón y hasta la actualidad, fue variando en distintos usos hasta convertirse en un templo de libros. Un grupo empresarial decide revitalizar el edificio en el año 2005 y el resultado ha sido más que afortunado: hoy, la tienda Selexyz Dominicanen , según The Guardian, está considerada como una de las librerías más bonitas del mundo, con buenas razones. La transformación del edificio religioso en una maravillosa obra de diseño conservando la arquitectura y respetando la naturaleza de los espacios, además de la unión de estéticas opuestas, mediante la preservación de la estructura del edificio religioso y de sus elementos originales, con la decoración de su interior de estilo minimalista.



Cuenta además con un café ubicado en el ábside (la parte de la iglesia situada en la cabecera), en el que destaca una mesa imponente por su gran tamaño y su diseño en forma de cruz, donde los clientes pueden leer alguna revista o la prensa del día. Bajo una iluminación que recuerda a la luz de las velas y que es uno de los elementos ambientales más logrados de la decoración, se pueden ver los carteles que anuncian las novedades editoriales colgando de las altas columnas de piedra.



Como colofón a nuestras propuestas de librerías originales y maravillosas, cambiamos nuevamente la naturaleza del edificio y tambien cruzamos el charco. Viajamos hasta Buenos Aires, y concretamente a lo que fue el Teatro Grand Splendid, fundado en 1919, para enseñaros el Ateneo: una librería que mantiene el esplendor del desaparecido teatro, con la cúpula pintada, los palcos originales, la ornamentación, en la que dominan los dorados y el rojo, intacta y hasta el telón de terciopelo. La cúpula muestra una pintura al óleo de una representación alegórica de la paz, realizada como celebración por el fin de la Primera Guerra Mundial.



El Ateneo Grand Splendid fue elegida por el periódico británico The Guardian, como la segunda librería más linda del mundo y es uno de los puntos turísticos que muchos visitantes de Buenos Aires buscan conocer. Pero además de ser una atracción turística, El Ateneo es un lugar perfecto para pasar horas inmerso en una buena lectura. Los sillones cómodos, la cafetería, y una música muy suave de fondo invitan a tomar un libro desconocido y quedarse a leer en este bellísimo lugar. El Ateneo retuvo su antiguo esplendor, con su cúpula pintada, los balcones originales y la ornamentación intacta. Hasta el telón de terciopelo es parte del show. Hay sillones repartidos, el escenario se usa como espacio de lectura y café y, todavía mejor, los palcos se utilizan como pequeñas salas de lectura.



La librería conserva la fisonomía original del teatro aunque debió ser reacondicionado para exhibir libros. Sus palcos y plateas ahora están llenos de ejemplares: en toda la librería hay más de 120.000 títulos. Mantiene el gran telón de terciopelo y el escenario ha sido transformado en restaurante y confitería, desde donde suena un piano que acompaña la lectura. En todo el lugar encontraremos distribuidos confortables sillones que invitan a hojear algún libro. Otro de los puntos destacados y que convierten al Ateneo Grand Splendid en uno de los atractivos de la ciudad, es la magnífica cúpula pintada que retrata el fin de la Primera Guerra Mundial. Tiene un subsuelo al que accedemos mediante una escalera mecánica y ese sector está dedicado exclusivamente a la literatura infantil y música.



El tema de la cúpula es una representación alegórica de la paz, pintada en 1919 para celebrar el final de la Primera Guerra Mundial. La paz está representada por una sensual figura femenina que se halla pintada sobre una escalinata rodeada de flores. Los diferentes representantes del mundo en conflicto la secundan, festejando el restablecimiento de su poder. Guirnaldas de flores, nubes que han dejado detrás la tormentosa guerra, palomas, ángeles y ninfas rodean la escena. En El Ateneo Grand Splendid hay 120.000 títulos con stock físico, lo que permite a los visitantes optar por 1200 títulos de poesía, 4000 en otras lenguas y 1000 de crítica literaria, por ejemplo. Por allí pasan 3000 personas por día -según un contador electrónico que registra las visitas en la puerta- y se venden más de 700.000 ejemplares por año. "Los cien libros más vendidos en el año no alcanzan al 10 por ciento de la venta total del local". Nostalgia y belleza, perfecta combinación que encontraremos en esta bellísima librería porteña.



Descubre tu próximo destinoDescubre tu próximo destino